dilluns, 31 de maig de 2021

XVI

 


Te tengo todo el día en la cabeza,

mi corazón lo sabe.

ARNAU ALONSO Y SANTOS

(Poema escrito a los quince años)

 


Era otoño y el verano todavía

se paseaba como un anciano por los parques,

y de buenas a primeras bajo una mirada y una sonrisa

el amor  te agarró de los brazos

y te hizo dar vueltas como en un carrusel enloquecido.

Para ti el amor nunca rimó con dolor,

¡qué bobos que a veces son los poetas!

Te entregaste a él con nobleza, con emoción.

El amor te brotaba de la palma de las manos,

y tenías de sobra y en cada caricia

la envolvías de ternura y cariño.

Era el amor y con él se despertó el deseo.

Tu cabeza era un escenario donde se movía, donde hablaba

a todas horas la misma actriz.

Pensabas que aquel manantial nunca se secaría.

 

Como otros que vinieron más tarde,

no desembocó en las aguas

torpes, amargas, oscuras del desencuentro,

sino en el lago afable y cordial de la amistad.